El diseño del espacio que va ocupar los pequeños en la casa es algo que ni todas las mamás y los papás lo tienen idealizado. Durante el embarazo, algunos padres ya visualizan los colores y el tipo de decoración que quieren para la habitación de su hijo. Otros, prefieren esperar, visitar negocios, consultar opiniones, y otros aún prefieren preparar el básico y dejar para decorar la habitación poco a poco después de que nazca el bebé. Lo mismo ocurre con los gustos. Algunos prefieren algo muy simples y otros, prefieren montar la habitación de sus sueños con todo lo que ellos creen que el futuro bebé tenga derecho. Algunos optan por comprar y otros prefieren crear y montar ellos mismos. De todas formas, la habitación donde va a dormir tu bebé deberá ser algo más que una habitación. Debe reflejar en cada rinconcito, el cariño y la dedicación de sus padres y familia.

La decoración según la edad del niño

A la hora de decidir por la decoración de la habitación de los niños, se debe, tomar las medidas del espacio que tienes para hacerlo. También es conveniente tener claro cuánto se puede y quiere gastar. El enfrentarse al reto de decorar la habitación del futuro bebé requiere paciencia, determinación, bien como el empleo de mucho amor y voluntad. Los sentimientos se expresan y se notan en las cosas que hacemos.

Los expertos en decoración creen que la decoración de un cuarto para los pequeños se puede dividir entre 2 edades.

Una habitación de bebés recién nacidos hasta los 3 años de edad, y desde los 3 hasta los 11 años. Sin embargo, los principios para decorar la habitación suele ser lo mismo: El color de las paredes, los muebles y sus posiciones, ropa de cama, cortinas, alfombra, iluminación… Habitualmente, algunos padres suelen elegir y seguir un tema infantil, como el de Mickey, Barbie, Winnie Pooh… Ellos creen que así es más fácil a la hora de decorar. Otros prefieren usar la propia creatividad e inventar un ambiente más personalizado.

La oferta de decorados para una habitación de chicos es cada día más variada y amplia. Y hay precios al alcance de todos los bolsillos.

Cómo decorar la habitación de un bebé

El ambiente en el que tu bebé irá a crecer debe ser cálido, agradable, estimulante, cómodo y extremamente seguro.

Por el cuarto o el quinto mes de embarazo ya será hora de empezar a preparar el cuarto de tu bebé.

Los colores de la habitación abandonan cada vez más el tradicional azul para niños y el rosa para las niñas. Hoy en día muchas familias optan por el beige, el amarillo claro, e incluso por el lila. Hay pinturas para todos los gustos, en tonos fuertes o suaves. Para los más pequeños de la casa, se recomienda los colores más suaves, que revelan tranquilidad.

Iluminación de la habitación del bebé

Cuanto a la iluminación de la habitación se aconseja que sea de 2 tipos: Una en el centro del techo, y otra en formato de media luna en una de las paredes del cuarto. Esta última la podéis utilizar en el caso de que el bebé necesite cuidados durante la noche. Una luz tenue puede ayudar también al bebé a que concilie mejor el sueño.

Las cortinas son necesarias para controlar la entrada de luz natural durante el sueño diurno del bebé. Se recomienda que usemos las que están hechas de materiales que no atrapen mucho polvo. El mismo consejo se puede aplicar al protector de la cuna y a la colcha. Que sean de un tejido que no absorba tierra y ningún tipo de polvo.

Cuanto más sencillo sea el mobiliario de la habitación, mejor. Al principio, el bebé necesitará de una cuna, un armario y un cambiador. Luego, sería conveniente que tuviera un baúl para los juguetes, silla y mesita de actividades para cuando empiece a hacer sus primeros garabatos.

Consejos de seguridad para la habitación del bebé

Usa pinturas no tóxicas, muebles con bordes redondeados, protectores de enchufes, de cajones, de puertas y ventanas, además de cubre radiadores. Guarda bien los medicamentos, las pomadas, y otros materiales que el bebé pueda llevarse a la boca. Evita los objetos de cristal, de cerámica, u otros que puedan romperse y dañar al bebé.

En los primeros meses, evita las alfombras. Atrapan mucho ácaro y tierra, lo cual puede provocar alguna alergia al bebé. Una habitación cargada de objetos es más difícil de limpiar, y la limpieza es un factor importante para la salud del bebé. Aparte de eso la habitación debe tener una buena ventilación.

Los colores en la habitación de los niños

La habitación de los niños suele ser el lugar con más colores de la casa. Normalmente es el lugar más alegre y más original. Sin embargo, no todos los colores son apropiados para todas las situaciones y edades.

Los colores no dicen y no expresan nuestra forma de ser, pero pueden influir negativa y positivamente en nuestro estado, a través de las sensaciones que pueden ocasionar. Cada color posee su propia luz, energía, y su propio efecto.

Para decorar la habitación de los niños, vale la pena conocer más de cerca el lenguaje y los posibles efectos de los colores sobre nuestro estado, y así alcanzar la deseada armonía.

Descripción de los colores

Rojo: Tiene un efecto muy poderoso, atrae la atención visual inmediatamente. Estimula la acción, y puede expresar pasión, emoción, agresividad, y peligro. Autoriza, estimula, dramatiza, y compite. En China, el rojo es el color del elemento fuego. Es considerado de buena suerte. Culturalmente, lo asocian al calor, la pasión y la energía vital. El rojo aumenta la presión sanguínea y estimula al apetito.

Verde: Es un color muy elocuente y se lo asocia con un aspecto natural, con la fertilidad y con la primavera.

Transmite seguridad, expansión, y anima el crecimiento emocional. Es el color de la esperanza. Y puede expresar naturaleza, juventud, deseo, descanso, y equilibrio. En China es el color del elemento madera, de la vida vegetal y de la primavera.

Azul: Tiene un efecto calmante y es el segundo color más poderoso después del rojo. En general, se asocia con la seguridad física y la fuerza. Produce sentimiento tranquilos y pacíficos. Es un color reservado y que parece que se aleja. Puede expresar confianza, reserva, armonía, afecto, amistad, fidelidad, y amor. En China es el color del elemento agua, y lo asocian a la inmortalidad. Es un color sedante, disminuye las pulsaciones, baja la presión sanguínea y disminuye el apetito.

Rosa: Se le asocian características femeninas. El rosa claro tiene efectos calmantes y relajantes. Es un color que promueve la calma, la afabilidad y el afecto. El dicho popular: Lo ves todo de color de rosa, refleja fielmente su significado: Ingenuidad, bondad, ternura, buen sentimiento, ausencia de todo mal.

Anaranjado: Es el color del fuego, ha sido escogido como señal de precaución. Puede expresar regocijo, fiesta, placer, aurora, presencia de sol. Atrae la vista, estimula el apetito, la conversación, y la claridad.

Amarillo: Es el color de la luz. Normalmente el color amarillo amplía el espacio. Es muy activo y también se lo asocia a la precaución. Irradia siempre en todas partes y sobre todas las cosas. Puede significar egoísmo, celos, envidia, odio, adolescencia, risa, y placer. En China es el color del elemento Tierra. Es el color del sol, del día, del optimismo y de la claridad. Los tonos más intensos pueden producir ansiedad, pero principalmente a los mayores.

No es recomendable para el cuarto de los bebés.

Violeta o púrpura: Se lo considera un color artificial ya que se lo encuentra muy poco en la naturaleza. Los tonos lila y lavanda son muy femeninos. Expresa misterio y saca la intuición. Es el color que indica ausencia de tensión.

Puede significar calma, autocontrol, y dignidad. Es un color que expresa exclusividad y autoridad. Puede ser adecuado para la habitación de un adolescente. Debe evitarse en las habitaciones y espacios de juego de niños más pequeños.

Gris: Es un color sutil, que da seguridad. Iguala todas las cosas y deja a cada color sus características propias sin influir en ellas. Puede expresar desconsuelo, aburrimiento, desanimo e indeterminación.

Negro: Es lo opuesto a la luz. Concentra todo en sí mismo. Es el color de la disolución, de la separación, de la tristeza. Puede expresar muerte, noche, fin. Las sensaciones positivas pueden ser la seriedad, pesar y nobleza. Es un color que se debe evitar en cualquier ambiente.

Blanco: Es un color que purifica, estimula, unifica. En combinación, anima a todos los colores. Es la luz que se difunde. Expresa inocencia, paz, infancia, divinidad, estabilidad, calma, y armonía. Es el color del elemento Metal.

Es la suma de todos los colores. Refleja todo y nada esconde. Irradia pureza y limpieza. El blanco tiende a estimular la actividad intelectual y favorece la imaginación. Es un color que puede evocar frialdad. Por lo tanto, no es apropiado para el cuarto de niños muy pequeños.

Colores naturales: Colores como los de madera, habano, crudo, maíz, beige, transmiten tranquilidad y quietud, por lo que pueden ser adecuados para niños muy excitables. Cuando se presentan en exceso y sin otros toques de color pueden resultar aburridos y conspirar contra la creatividad.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *